Puede que para muchos la decoración sea su pasatiempo favorito. Sin embargo, hay quienes son la excepción, ya sea por falta de tiempo o sencillamente hacer una gran inversión para comprar cosas nuevas cada temporada no es una opción.

Por eso, nos dimos a la tarea de pensar en pequeños cambios que puedan ayudarte a darle un aire nuevo a tu hogar sin que tengas que gastar una fortuna. ¡Aquí te los dejamos!

Cambia un poco los colores

Si el color de algunos muebles ya te tiene aburrida, ponles un toque de pintura. Pue- des hacerlo tú misma con muy poco dine- ro. Será un cambio simple, pero les darás nueva vida y podemos asegurarte que la renovación comenzará a despertar.

Es hora de una nueva alfombra

Antes, las alfombras eran carísimas, pero hoy en día hay un sinfín de alternativas con precios accesibles. Al sustituirlas, cambiarás completamente el entorno. Si tienes colores oscuros, prueba con algo más cálido, si es lisa compra algo estampado, o si no tienes una alfombra, ¡es el momento de comprarla!

Iluminación

Al cambiar la iluminación, no solo transformas la atmósfera,, también tienes permitido probar nuevos diseños. Hay cientos de opciones: vintage, industriales, de pie, colgantes, etc.

¡Reorganiza!

A veces, ni siquiera es necesario que gastes dinero. Reorganiza los muebles: cambia el sofá de lugar, pon la cama en otra dirección o traslada la alfombra del comedor a la sala. Probando, encontrarás cosas increíbles.

Consigue algunos cojines

Este consejo es muy económico y eficiente. Al renovar los cojines de tu cama o sofá por otros completamente diferentes, lograrás un gran cambio. Prueba varios estilos, estampados, formas y tamaños. ¡El reto es decidir con cuáles te quedarás!

Accesorios decorativos

Los complementos como velas, adornos o figuras son perfectos para guiar el camino hacia un estilo diferente. Te aconsejamos que guardes los que ya no quieras y vuelvas a mirarlos unos meses después. Es sorprendente lo cambiantes que somos al decorar.

Cuadros nuevos

¡Tus paredes también necesitan un cambio! Si ya tienes cuadros, puedes sustituirlos con unos nuevos o comprar algunas láminas y seguir utilizando los mismos marcos. Alterna con fotografías, posters e incluso dibujos de tus hijos.

 

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información