Cómo sobrevivir al homeschooling

14 May 2020 | Por: María José Rosado

La cuarentena no solo ha sido un tiempo para mantenernos a salvo de un virus llamado Covid 19, si no que nos ha puesto a rediseñar toda nuestra dinámica familiar. Lo que pensamos que nunca podríamos hacer, hoy lo estamos haciendo; el famoso homeschooling.

 

Tengo que confesar que era algo que yo veía muy lejos de mi paciencia, no solo porque no estudie para docente, si no que damos por sentado que ese trabajo le corresponde a las escuelas propiamente. Ahora me doy cuenta que no es así, el trabajo hay que hacerlo en conjunto, en casa y en la escuela.

 

Ahora bien, si lo vemos por otro lado, hacer homeschooling es mucho más complejo de lo que pensamos porque no es únicamente la parte de la educación de los niños, si no que estando en casa nos tenemos que ocupar de mil cosas al mismo tiempo: la limpieza de la casa, la ropa, la comida, la rutina familiar, el trabajo de los padres, la diversión de los niños… el homeschooling es complejo.

En este tiempo que he tenido que tomar la sartén por el mango en la educación de mis hijos, he recurrido mucho a la teoría de María Montessori: “La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.” (1870-1952).

 

María Montessori hace mucho hincapié en la estructura y en el orden, pero al mismo tiempo, a permitir que el niño aprenda desde otros recursos que no son los obvios para que su lógica se desarrolle correctamente; y esto siempre lo encontramos en el juego, en la vida práctica, en la exploración y en el error.

 

Muchas mamás me escriben todos los días con la misma inquietud que tenemos todas cada día “la paciencia se me agota y quiero gritarle a mi hijo”. Esto a mi parecer es completamente normal porque estamos haciendo algo a lo que no estábamos acostumbrados; pero creo que es importante decir que esto es nuevo para todos, incluso para nuestros hijos, entonces es muy válido alzar la mano y decir: “hoy no tengo ganas de hacer tareas con mis hijos porque no me siento con la paciencia necesaria“, es preferible hacer eso, que salirse de control hacia ellos. Siempre lo he dicho: mamá feliz, niños felices.

 

Este tiempo de confinamiento va a pasar y todo regresará a la normalidad, no hay porque desesperarse. Relajarse y fluir es mi mejor consejo.

 

Les quiero compartir algunas cosas que a mí me han funcionado en esta difícil tarea del homeschooling:

Estructura y orden

Este concepto para mí ha sido la base para poder hacer muchas cosas en un solo día; desde checar los horarios de clases en línea de los niños, organizar un día antes los materiales que utilizarán y establecer horarios de trabajo.

 

La ley de la casa

Esta dinámica es algo que implementan en los ambientes Montessori para establecer el orden y para que el niño entienda que es algo no negociable. Esta ley la establecen los papás en ayuda de los hijos, ya que determina cuales son los puntos importantes, se pega al alcance de la vista incluso del más pequeño.

La agenda

Si eres fan de la agenda tradicional, será importante que sigas haciendo uso de ella. Yo, la agenda la llevo en un corcho con papeles de colores que voy cambiando cada día según los horarios de los niños y las actividades que tengan. También he escrito tarjetas con los avances de los niños para no perder el hilo de lo que he ido trabajando con cada uno. Es muy divertido, deberías intentarlo.

Actividades con los niños

Hemos puesto como regla que en la mañana hacemos todo lo de la escuela y por las tardes, hacemos actividades que tengan relación con deportes, recreación y arte.

Somos un equipo

Creo que esto es vital para que funcione todo lo demás, es super importante que se marquen límites de disciplina y orden. Todos deben ayudar en casa y saber que tareas le corresponde a cada integrante de la familia. Hacer tareas del hogar va ligado al desarrollo motor de los niños pequeños, y a los grandes les brinda estructura y orden. Esto es super importante iniciarlo desde que todos se levantan hasta que se van a dormir.

La falta de límites genera desconfianza y problemas de inseguridad. Los niños necesitan saber que está permitido, lo que se puede tolerar y lo que es inaceptable. Necesitan saber que todos sus actos tienen consecuencias.

“Libertad y límites son dos caras de una misma moneda, no puedes tener una sin la otra” María Montessori (1870-1952).

 

Nada de esta situación ha sido fácil para nadie, pero considero que ha sido de gran aprendizaje y crecimiento humano.

Después de este confinamiento no seremos los mismos, tenemos que ser mejores; porque hemos tenido tiempo de valorar, de aprender y de rediseñar las rutinas.

Ánimo, el homeschooling no está tan lejos de nosotros, solo se requiere paciencia, creatividad y amor por los hijos.

 

 María José Rosado

Por: María José Rosado

Actriz, Tv host, Instagramer y una mamá súper buena onda

El placer de leer es doble cuando se comparte esta publicación

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Tu marca en

Feztiva Kids

Back to top