Juan Pablo y yo siempre quisimos viajar juntos a lugares extraordinarios que se distinguieran por su cultura y que nos sumergieran a un ambiente romántico. Así que, después de planearlo por un año, nos fuimos a Suiza y los Emiratos Árabes.

Fue una Luna de miel maravillosa, cada ciudad tenía un clima diferente, los paisajes eran hermosos y no había un solo rincón que pudieras dejar de ver. Nuestro lugar favorito fue el Desierto de Dubái. Nos hospedamos en un hotel con cabañas apartadas donde podíamos disfrutar de nuestro propio espacio. Las noches eran impresionantes, como si estuvieras frente al mar. Sin duda, lo que más nos encantó fue subirnos a los camellos, ¡estaría increíble repetirlo!

Cada ciudad era hermosa, amamos la mezcla de tradiciones. Todas las personas eran amables, nunca dejaron que olvidáramos la razón de nuestro viaje, nos felicitaban y se emocionaban con nosotros.

Fue una Luna de miel inolvidable, salió todo mejor de lo que pensábamos. Nos divertimos muchísimo y superó nuestras expectativas. Nunca olvidaremos lo felices que nos sentimos.

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información