Siempre tuve el sueño de conocer Italia y Ricardo me ayudó a cumplirlo con una luna de miel maravillosa.

Nuestro viaje de diecinueve días comenzó en Roma, una de las ciudades más históricas y hermosas que visitamos. Lo mejor es que pudimos conocer al Papa, quien le dio su bendición a nuestro matrimonio.

En enero y febrero hace mucho frío, pero eso no nos detuvo de pasear en auto por varios días en la Toscana. Estuvimos en Orvieto, Montalcino, Montepulciano, Siena, Pienza y San Gimiano. Terminamos en Florencia, donde visitamos los museos y aprendimos mucho sobre el arte y la cultura.

Antes de despedirnos de Italia, conocimos el Lago de Como y Bellagio. Nos encantó conocer algunos de sus restaurantes y sus calles. No hay palabras para hablar de los paisajes, de la comida y los vinos más deliciosos de cada lugar.

Los últimos días del viaje, tomamos un avión hacia Viena, un lugar elegante donde sea que camines. Además, pudimos disfrutar de la mejor pastelería del mundo. Finalmente, nos dirigimos a Praga, una ciudad turística y llena de vida. Tomamos algunos tours que valieron muchísimo la pena porque conocimos lo mejor del lugar.

Nos enamoramos de cada ciudad que visitamos. Vivimos una experiencia increíble que, sin duda, volveríamos a repetir.

 

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información