Cuando planeamos nuestra luna de miel, Christian y yo queríamos conocer lugares únicos y con muy poca probabilidad de visitar nuevamente. Así que nos decidimos por Japón y Tailandia. Nunca habíamos viajado solos, por lo que todo era perfecto para la ocasión.

Honeymoon

Nuestra primera parada fue en Japón, ¡es hermoso!, y aunque el frío nos frenó un poco la aventura, pudimos recorrer los templos importantes del Condado de Asakusa, caminamos por el famoso cruce peatonal más transitado del mundo y vimos la zona de animes más emblemática de la ciudad.

Japón

Días después, volamos a Tailandia y nos ins- talamos en Bangkok. Es una cultura com- pletamente diferente a la nuestra. Probamos comida deliciosa y vimos el Buda de oro, al- gunos templos, mercados y bares padrísimos. Además, pudimos tomar un “Hangovertini”, una bebida icónica del rooftop más alto del mundo: Sky by Sirocco.

Honeymoon buda de oro

¡En Chiang Mai tuvimos un festín!, convivimos con elefantes en una reserva natural. Fue una experiencia inolvidable. A unos kilómetros se encontraba Chiang Rai, donde paseamos por el poblado de las mujeres con cuello de jirafa. ¡Nos sorprendimos muchísimo! Por último, fuimos a Phuket, nos trasladamos en ferri a Phi Phi Island y nos hospedamos ahí por cuatro días, para terminar nuestro viaje rodeados de increíbles islas tropicales como Maya Bay y Monkey Island.

Juhayna y Christan

Fue una luna de miel maravillosa, llena de momentos que se quedarán con nosotros para siempre. Es imposible saber si volveremos o no, sin embargo, al recordarlo, revivimos cada emoción una y otra vez.

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información