La sala ya no es únicamente para que recibas a las visitas, así que decorarla como lo has hecho por años, no será funcional para ti y tu familia. Tenemos algunos puntos que te pueden ayudar a conseguir un espacio ideal, donde te sentirás con moda y estilo.

No improvises con las medidas.

Evita el error de elegir muebles más grandes o demasiado pequeños. Mide y haz un plano marcando las puertas, ventanas y enchufes. Si no cabe en papel, definitivamente no cabra en tu sala.

Lo más importante es la funcionalidad

Los sofás blancos son preciosos, pero si tienes niños o mascotas no son adecuados para decorar. Valora tus necesidades reales y decora con piezas que además de bonitas, sean útiles.

Olvídate de los golpes

¿Te golpeas el dedo chiquito cada vez que pasas entre la mesa y el mueble? Es porque no tienes una distribución adecuada. Si no hay entre 40 y 50 cm de distancia entre el sofá y la mesa, lo más seguro es que debas cambiarla por una más pequeña.

Colores neutros que no sean aburridos

Si ya elegiste colores neutros para las paredes, muebles  y cortinas, pero el resultado no es el que esperabas, no te desesperes, no has hecho nada mal. Puedes solucionarlo creando un punto que robe la atención: una pieza especial, una pared curiosa o un cuadro que atraiga las miradas y ayude a ordenar el ambiente.

La luz es esencial

¿Solamente tienes una lámpara de techo? ¡Es hora del cambio! Instala un regulador de potencia para modificar la iluminación según el momento o instala puntos de luz como lámparas de pie, de sobremesa y luz indirecta tras el televisor para reducir el cansancio visual

Fuente: Mi casa

 

 

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información