Who´s Next – Gabriela Rejón Ruiz y Kieran Cade Storm Pruden

Gaby y yo nos conocimos en Canadá, apenas teníamos 15 y 16 años. Ella estaba de intercambio en la misma ciudad que yo, la verdad es que no fuimos tan amigos, solo sabíamos el uno del otro. Cuando terminó el año ella se regresó a México y no volvimos a saber el uno del otro por mucho tiempo.

Hace un par de años me la encontré en Facebook, no podía recordar quién era, al ver su foto solo pensé; “¡Puede que no conozca a esta niña, pero necesito hacerlo!”. Entonces decidí enviarle un mensaje, por suerte me contestó y no dejamos de hablar un solo día desde entonces. Aún no sé cómo lo hice, pero la convencí de venir por una semana conmigo.

Cuando Kieran y yo empezamos a hablar estaba muy impresionada de las mil cosas que compartíamos en común y sobre todo, de que ya me gustaba a pesar de no vernos en persona. Por extraño que parezca, ese mismo verano había planeado viajar a Canadá por razones diferentes, lo que nos daría la oportunidad de vernos en persona, pero ninguna de ellas terminó sucediendo.

Cuando me sugirió que fuera a Canadá para mí era un no rotundo, pero me había quedado con una espinita, entonces decidí ir al Santísimo y pedirle a Dios y la Virgen una señal. Esa misma noche hablé con Kieran y me pidió que si iba yo le llevara de México un rosario, lo que para mí fue una señal de que todo iba estar bien y definitivamente, no me arrepiento.

Fue una de las mejores semanas de mi vida, ambos quedamos impresionados de quién era el otro, el amor que le teníamos a Dios, nuestra visión de vida y en quién queríamos convertirnos. Nos volvimos novios y hemos estado viajando de ida y vuelta a Canadá y México para nuestra relación en los últimos tres años.

El 15 de junio del año pasado Kieran viajó a México de sorpresa para proponerme matrimonio. Ese día mi mamá fue por mí al trabajo, diciéndome que nos teníamos que ir y me entregó una carta. Era la primera de una larga lista de sorpresas que terminaron en un cuarto de hotel donde había un vestido para mí y me pedía que me lo pusiera y que fuera a la playa. No podía dejar de llorar.

Sin embargo, había una lluvia torrencial y retrasó nuestro encuentro. Cuando la lluvia se fue, el cielo quedo hermoso. Mis hermanitas me vendaron los ojos y me llevaron por un camino donde Kieran me esperaba, al quitarme la venda corrí a abrazarlo muy fuerte, en ese momento, el se arrodilló y me pidió que nos casáramos. ¡No lo podía creer! Por supuesto dije que sí. Estamos muy agradecidos y emocionados de tener la oportunidad de formar una familia, en la que se mezclan dos culturas diferentes. Con mucha paciencia, trabajo duro y aprendizaje de otras parejas que son nuestro ejemplo a seguir, hemos fortalecido nuestra relación.

Estamos muy contentos y esperamos con ansias el momento de nuestra boda y poder celebrar esta unión con las personas que más queremos y son muy importantes para nosotros.

Galeria de Imagenes

 

Wedding Planner: Padrísimo

Fotografía: Armando HDZ Fotografía

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información