Fernando y yo nos conocimos en una fiesta gracias a unos amigos que teníamos en común. ¡No tengo idea de cómo nunca nos vimos antes de eso! Ese día no hablamos mucho, pero nos encontramos nuevamente y platicamos toda la noche, hasta que me invitó a salir y tres semanas después nos hicimos novios.

Nuestra relación ha sido increíble porque somos amigos, sabemos entendernos y siempre estamos el uno para el otro. Nunca creí encontrar a alguien con quien tuviera este tipo de conexión. Aquella que te hace olvidar lo que sucede alrededor cuando estás a su lado.

Cuando nos comprometimos, Fernando me invitó a una cita en la playa. El plan era celebrar que unos días antes habíamos cumplido nuestro aniversario. Nos sentamos en un muelle en la playa y mientras disfrutábamos de la vista y el clima, me dijo que tenía un regalo para mí. Justo en ese momento me enseñó en anillo y me pidió que me casara con él. ¡Estaba en shock! No dude un solo segundo antes de decirle que sí.

No hubiera escogido un mejor escenario para ese momento tan importante en nuestras vidas. Lo mejor, es saber que con Fernando, todos los días estarán llenos de sorpresas.

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información