Asis y yo nos conocimos en julio del 2017 gracias a una amiga en común que consideraba que debíamos salir. La primera vez que nos vimos fue en un evento donde platicamos, reímos y bailamos por horas sin darnos cuenta.

Nos escribíamos todo el día. Después de una semana de no vernos me invitó a salir, la pasamos tan bien que desde ese momento no hubo un solo día que no pasáramos juntos, no podíamos creer lo extraordinariamente compatibles que éramos. Así que, poco tiempo después, nos hicimos novios.

En la fecha que cumplíamos diez meses de noviazgo, fuimos a cenar a un restaurante que nos gusta mucho, es un lugar al que vamos constantemente, por lo que nunca imaginé lo que me esperaba al final de la velada.

En el restaurante, justo cuando sonaba una canción de fondo que había preparado previamente, me dio un regalo que contenía el anillo. En ese momento, Asis me pidió que fuera su esposa con las pantallas del lugar repitiendo la pregunta. ¡Por supuesto, dije que sí! Solo pude abrazarlo y reír mientras las personas aplaudían y celebraban con nosotros. Definitivamente, es algo que jamás olvidaré.

Creo que la vida está hecha de momentos y estos llegan en el tiempo indicado para cada uno de nosotros. Ahora, comienza nuestro viaje y estamos muy felices de compartir nuestras vidas para siempre.

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información