Nos conocimos en Bélgica durante el verano pasado. Mi hermana y yo estábamos en un bar cuando Max llegó con un amigo y se acercaron a platicar. Él tenía una misión: hablar conmigo para que su amigo conociera a mi hermana. Al final, ellos solo se llevaron bien, pero con nosotros fue distinto, parecía que nos conocíamos de toda la vida.

Who’s Next - Lidice Castillo & Maxime Jan M. Bernd

Esa misma noche me invitó a salir, caminamos por la ciudad, bailamos como si nadie nos estuviera viendo y al despedirnos me robó un beso. De la emoción le di mál mi número, cosa que aún me sigue recordando.
Después de eso, mi hermana y yo seguimos con nuestro tour por Europa y gracias a que ella y el amigo de Max intercambiaron su teléfono, él pudo contactarme.

Who’s Next - Lidice Castillo & Maxime Jan M. Bernd

Platicábamos todo el tiempo y un día, mientras estaba en París, me invitó a salir. Jamás pensé que iría, pero le dije que sí, y un par de días después, ¡llegó!, salimos a conocer la ciudad y platicamos muchísimo, ni siquiera recordábamos que solo nos vimos por una noche antes de enamorarnos. Sin embargo, al día siguiente cada uno debía volver a su país.

Who’s Next - Lidice Castillo & Maxime Jan M. Bernd

Max me dijo que no quería una relación a distancia y lo entendí, aunque seguimos hablando cada día durante un mes, hasta que llegó a México; se quedó un par de semanas y un día, en un paseo en la playa me pidió que fuera su novia, desde ese momento supimos que no queríamos separarnos jamás, así que haríamos todo lo posible para lograrlo.

Después de casi dos meses de novios, me regaló un boleto sin destino para que yo eligiera a donde ir, y decidí Venecia. Ahí rentó una góndola, puso “Moon river”, la canción de mi película favorita, se arrodilló, y me preguntó si quería casarme con él; nos encantaría recordar lo que dijo en ese momento, pero estábamos tan emocionados que lo olvidamos por completo, tanto que ni siquiera le respondí, hasta unas horas después, cuando me lo preguntó de nuevo en la cena de celebración, ¡obviamente dije que sí!

Who’s Next - Lidice Castillo & Maxime Jan M. Bernd

Habíamos decidido casarnos a escondidas, pero no pudimos guardar el secreto y se lo contamos a nuestras familias. Dos meses después hicimos una ceremonía civil muy pequeña en Bélgica, solamente con nuestros seres queridos más cercanos, sin planeación y sin itinerarios, solamente un día para nosotros dos. Hoy, estamos muy felices e ilusionados por nuestra boda en la Iglesia. Mezclaremos nuestras tradiciones y culturas. Nos emociona poder compartir esta alegría con todas las personas que queremos y festejar juntos nuestra historia.

0 comentarios

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Back to top

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información